AGENTE CAUSAL

Dentro de la especie, la forma especial (f. sp.) tritici ataca principalmente a trigo.

Las variedades de trigo presentan diferente reacción de susceptibilidad o resistencia dependiendo de la raza del patógeno causante del ataque. Así, en Castilla y León, el uso de variedades resistentes a las razas presentes motivó que los problemas fuesen mínimos en el pasado. Sin embargo, en 2010 apareció una nueva raza (Warrior) en el Reino Unido, que se dispersó hacia otras zonas europeas, siendo causante de ataques en Castilla y León desde 2013, sin descartarse la entrada de nuevas razas.

Frente a esta nueva raza las variedades más cultivadas de trigo no presentaban genes de resistencia útiles. Mientras no se disponga de variedades capaces de soslayar este problema, las soluciones pasan por medidas preventivas y por el control químico cuando se observen los primeros ataques.

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS

En el inicio de la infección, aparecen unas pequeñas pústulas amarillentas alineadas en el sentido de las nervaduras foliares. Las pústulas se multiplican hasta ocupar toda la hoja, ofreciendo esta un aspecto estriado.

Las pústulas se tornan anaranjadas y liberan un polvillo naranjo-amarillento.

La temperatura y humedad son factores muy importantes en su desarrollo, Requiere de agua libre sobre las hojas para germinar. La temperatura óptima varía entre 10 y 12 C. Detiene su desarrollo por debajo de 2oC y 22oC es el limitante de temperatura superior.

Suele expresarse al principio en pequeños rodales de aspecto clorótico y amarillento. Esos primeros focos aumentan y se multiplican, diseminando la roya de forma rápida a todo el resto de la parcela Si esos primeros rodales nos pasan desapercibidos, podemos encontrarnos con un ataque generalizado.

 

LUCHA INTEGRADA

Medidas preventivas

Utilizar variedades resistentes o en su caso poco sensibles.

Eliminar ricio de trigo en periodo intercultivo

No realizar siembras precoces

Realizar una fertilización sin excesos de nitrógeno.

 

Umbral de tratamiento para lucha química

El muestreo realizado para una parcela es únicamente válido para esa parcela

pero puede resultar indicativo y servir de alerta para el reto de la zona.

Realizar las observaciones en el periodo que va desde el encañado hasta floración, directamente sobre las hojas , en un mínimo de 100 tallos principales , controlando la presencia de pústulas de la enfermedad.

Se recomienda intervenir con fungicidas contra la enfermedad en la detección de los primeros síntomas teniendo en cuenta las condiciones y predicciones climáticas a partir de final de ahijado.