Con la religión cristiana como herencia de su familia, a los 10 años comenzó a trabajar como labrador para una finca, y estos dos puntos se mezclaron en uno de los muchos milagros que se le atribuyen, cuentan que cada madrugada, San Isidro retrasaba su 'entrada' al trabajo para acudir al templo cristiano y rezar, razón por la cual fue calificado de holgazán por sus compañeros. El patrón de la finca comprobó con sus propios ojos que Isidro llegaba siempre tarde a trabajar por culpa de esos rezos, pero mientras él conversaba con Dios, "los bueyes estaban arando solos la parte que le correspondía al buen Isidro". Éste fue el primer milagro que se le atribuye a San Isidro entre los casi 500 que se registrarían posteriormente. 

Desde: 
Miércoles, Mayo 15, 2019
Hasta: 
Miércoles, Mayo 15, 2019