El girasol es un cultivo rústico en secano y de gran potencial en regadío. Agronómicamente está bien adaptado al sistema de producción cerealista y resulta muy interesante al incrementar la producción del cereal siguiente, rompiendo así el ciclo de enfermedades y posibilitar un mejor control de las malas hierbas. Permite una mayor rotación de cultivos y posibilita un mejor reparto y organización del trabajo a lo largo de toda la campaña.

A continuación te damos una serie de pautas que nuestro servicio técnico agronómico te recomienda seguir tanto en la propia siembra como en las labores previas. 

Es recomendable en el momento de la siembra elegir una variedad apropiada al tipo de terreno. Desde el servicio técnico de la cooperativa ponemos a disposición del socio varios tipos de variedades de semillas para adaptarnos a las necesidades agronómicas de cada una de las parcelas.

 

LABORES PREVIAS. ABONADO

      El laboreo del suelo debe favorecer al máximo la disponibilidad y aprovechamiento del agua por parte del cultivo.  El girasol se adapta a suelos con una gama muy amplia de texturas (arcillosos, arenosos, etc.).  No requiere de suelos especialmente ricos en materia orgánica, aunque es imprescindible que tengan buen drenaje y poca salinidad. El laboreo tradicional consiste en dar una labor profunda inmediatamente después de la cosecha anterior, para posteriormente incorporar el abonado de fondo en caso de realizarse (no será necesario si hemos abonado generosamente el cultivo anterior) o algún herbicida de presiembra si fuera necesario. 

      Si las condiciones de humedad del suelo son favorables (sobre todo en regadío), abonar en cobertera.  En este caso se deberá hacer cuando la planta tenga más de 6 hojas y antes de la aparición del botón floral.

HERBICIDAS

      Las variedades que se ofrecen en la cooperativa, con tecnología ExpressSun son tolerantes a tribenurón-Metil (Granstar 50SX de Dupont).  La dosis recomendada es de 37,5 gr/ha, añadiendo un surfactante específico Trend 90 a 250 cc/ha. 

      En preemergencia también hay varias opciones de tratamiento en variedades no tolerantes al Granstar.

 

SIEMBRA

      La dosis dependerá principalmente de la disponibilidad de agua y la fertilidad de la tierra:

  • Secano: 50.000 - 55.000 semillas / ha.
  • Regadío: 70.000 - 85.000 semillas /ha

RIEGO

      En regadío, después de dar los riegos de nascencia necesarios, debería regar también dos semanas antes de la floración y, una vez finalizada ésta repetir el riego para mejorar el llenado de la semilla.

PLAGAS Y ENFERMEDADES

      Principalmente se debe poner atención a las carencias de boro, magnesio, etc. aplicando correctores de carencias vía foliar.